lunes, 17 de febrero de 2020

Tiburón blanco muere desangrado en Guadalupe

Cuando personas y tiburones se encuentran, por regla general mueren los segundos. Esto es un hecho, no una opinión, por mucho que se intente demonizar a estos animales. Y así sucedió el pasado 9 de octubre en la isla mexicana de Guadalupe, un lugar al que acuden científicos y turistas por lo fácil que resulta avistar al gran blanco.


Contrariamente a como se hace en Sudáfrica, donde las jaulas se colocan junto a la borda del barco sin que estén completamente sumergidas, en México, por lo que he visto en varios vídeos y documentales, suelen quedar más expuestas, a unos metros de profundidad y rodeadas de agua. También dejan más espacio entre los barrotes, por lo que a veces se ha dado el caso de que algún tiburón ha entrado en la jaula, como se puede apreciar en este vídeo:

Precisamente, por ese motivo, para evitar daños a los animales y posibles accidentes, hace unos años se cambiaron las leyes y se decidió construir las jaulas con materiales más resistentes, reduciendo al mismo tiempo el tamaño de las rendijas. Pero parece que no todo el mundo cumple la normativa.


El caso es que el pasado octubre, un tiburón quedó enganchado, y al dar vueltas sobre sí mismo intentando soltarse, se hizo cortes tan profundos que murió desangrado después de una lenta agonía que duró casi media hora.


Hay que tener en cuenta que no pueden nadar hacia atrás y que, al no tener extremidades, han de usar la boca para hacerse una idea de lo que les rodea; es algo instintivo y de ahí que anden mordiéndolo todo.


El caso ha salido a la luz gracias a un vídeo de denuncia publicado por el activista Arturo Islas Allende, en el que acusa a ciertos empresarios de no cumplir la ley. Desconozco qué hay de cierto y por eso no subo las imágenes, porque no puedo probar quién tiene razón. Por otra parte, si estáis interesados solo tenéis que buscar tiburón blanco muerto en Guadalupe en Internet y encontraréis varios resultados. Advierto de que las imágenes no son agradables.



Con esta entrada mi intención no es acusar a personas o empresas cuya actividad desconozco; eso queda para los expertos. Pero sí quiero poner sobre la mesa un problema al que solemos prestar poca o ninguna atención, como es la creciente influencia (negativa) de los seres humanos sobre esas otras especies, ya sean plantas o animales, con las que compartimos el Planeta.



Creo que las excursiones para ver tiburones blancos afectan a los animales al tiempo que ayudan a que el público los conozca mejor, promoviendo su protección. Pero estamos hablando de una especie que se encuentra en grave peligro y que vive en un medio que nos es ajeno, por lo que deberíamos ser extremadamente cuidadosos. No se trata tanto de sacar un rendimiento económico como de preservar un legado que se remonta muchos millones de años.


El turismo ha de ser siempre responsable y los primeros que tienen que inculcar esos valores son los encargados de proteger la biodiversidad. Las leyes están para cumplirlas y el sentido común para rellenar las posibles lagunas. No podemos permitir que el afán de enriquecimiento se interponga y prevalezca sin control.


En mi visita a Sudáfrica (las fotos son de allí) quedó claro que se respetaban varias normas. Las jaulas no tienen huecos por los que se pueda colar un tiburón, está prohibido tocar los animales, así como alimentarlos, y la seguridad (de personas y animales) es una prioridad. Aun con todo, no está claro si estas actividades influyen negativamente en la especie.


Lo que es evidente es que hay que denunciar a los que se saltan la ley. Estos deben ser perseguidos y castigados.

4 comentarios:

  1. La batalla no está perdida.
    Creo que cada vez más, la gente va tomando conciencia de este problema, y se esfuerza en saber, conocer y hacer todo lo posible por evitarlo y seguir las buenas prácticas de respeto, educación y civismo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, cada vez somos más respetuosos, pero no sé si estaremos a tiempo, porque la población de seres humanos sigue creciendo y no todos tienen esa sensibilidad, ya que se enfrentan a problemas personales mucho mayores. Y los tiburones, estando en la cima de la cadena alimenticia no están preparados para reproducirse con la velocidad necesaria. Ojalá podamos seguir disfrutando de ellos siempre.

    ResponderEliminar
  3. Germán, fue una experiencia increíble la de Sudáfrica. En cambio, lo que sucedió en México fue un desastre para los que amamos los tiburones.

    ResponderEliminar